¿Argentina es un país con una gran amplitud térmica. En verano, los días más calurosos pueden rozar hasta los 44 o 45 grados, convirtiendo a las grandes ciudades en verdaderos infiernos. En esta época del año, es muy común la utilización de aires acondicionados para sobrevivir las olas de calor y atravesar el día de la mejor forma posible. Sin embargo, los cambios abruptos de temperatura no son buenos para la salud.

Si bien los ambientes fríos pueden aliviar un poco el calor, la Organización Mundial de la Salud asegura que utilizar los aires en exceso pueden generar enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Además, los saltos de temperatura obligan a una constante adaptación por parte del cuerpo, lo que lo deja vulnerable frente a enfermedades, tal como detalla esta nota.

Por eso, tanto en verano como en invierno se recomienda mantener un equilibrio entre los espacios para no atravesar cambios tan abruptos que puedan ser perjudiciales.

Categorías: blog