Mantener una dieta balanceada en el ámbito laboral suele ser una tarea prácticamente imposible. Es difícil no tentarse con los snacks de los compañeros, alguna torta por un festejo de cumpleaños o incluso los snacks ofrecidos por la empresa, que rara vez se destacan por ser opciones saludables.

Normalmente las empresas ofrecen a sus empleados alimentos con alto contenido de sal y realizados a base de granos refinados, por lo que no cuentan con todos los nutrientes que pueden llegar a necesitar. Además, estos snacks suelen contar con altas calorías, por lo que terminan representando una importante porción del consumo diario de los empleados.

Un reciente estudio de la Sociedad Estadounidense de Nutrición analizó los alimentos y bebidas de las máquinas expendedoras, cafeterías y salas de descanso de distintas oficinas, y examinó a más de 5 mil empleados del país del norte. Los investigadores descubrieron que entre los alimentos más consumidos se encontraban el café, gaseosas, galletas, papas fritas y pizza. En general no había alimentos ricos en nutrientes.

Los autores del estudio recomiendan que los empleadores promuevan programas de bienestar laboral a fin de fomentar una alimentación saludable. Además de adaptar los menúes para ofrecer opciones más nutritivas, como agua en vez de gaseosas o frutas como postres. Para más información acerca de este informe pueden dirigirse al siguiente artículo.