En la búsqueda de generar un entorno con mayor respaldo legal, la Ciudad de Buenos Aires presentó una Junta Médica Laboral que busca ser un intermediario entre los trabajadores y los empleadores. Esta institución interviene en los casos en los que haya diferencias de diagnósticos entre médicos privados del trabajador y los de la empresa.

Como se destaca en esta nota, esta situación genera, históricamente, un conflicto entre las partes, por lo que la Junta Médica Laboral puede brindar apoyo y ayudar a dirimir las diferencias.

Así, el equipo estará compuesto por un médico psiquiatra, un traumatólogo y un especialista en medicina del trabajo, y será único para trabajadores del ámbito privado y de la Ciudad de Buenos Aires.

De esta forma, tanto empleados como dueños de empresas cuentan con una nueva herramienta del Gobierno de la Ciudad para poder solucionar las discrepancias en casos particulares.