Como bien hemos comentado en notas anteriores, los coronavirus (CoV) son una amplia familia de virus que pueden causar diversas afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como ocurre con el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el que ocasiona el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

En la actualidad, existe un nuevo brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19) que fue notificado por primera vez en Wuhan (China) el 31 de diciembre de 2019. Se estima que en el citado país asiático, la enfermedad se cobró al día de la fecha 2.500 muertes y alrededor de 80.000 contagiados.

Emisarios de la Organización Mundial de la Salud en China han afirmado que las medidas tomadas para tratar de contener la epidemia de COVID-19 “probablemente evitaron cientos de miles de casos” en el país. “La reducción en los casos que estamos viendo es real. Podemos decir, con confianza, que están bajando de verdad”, indicó en una rueda de prensa uno de los representantes de la OMS.

Sin embargo, según recientes novedades la enfermedad se ha propagado a varios países de Europa, generando gran incertidumbre acerca de cuáles serán los efectos de la misma sobre la población mundial.

En cuanto a nuestro continente, los casos detectados confirmados por la OMS corresponden a los países de Estados Unidos y Canadá. En Estados Unidos, son 14 las personas infectadas, encontrándose 12 de ellas relacionadas con viajes, y 2 por propagación de persona a persona.  Hay 39 individuos adicionales detectados positivos entre las personas repatriadas a los Estados Unidos. Por otro lado, en Canadá son 11 los casos, 9 relacionados con viajes y 2 por contagio.

En estos momentos se están realizando los estudios para confirmar el primer caso en Latinoamérica. Fue detectado en la ciudad de San Pablo, Brasil, y se trata de un hombre de 61 años que estuvo en Lombardía, Italia, hasta el 21 de febrero último.

Según la información brindad por el Ministerio de Salud de la Nación, nuestro país cuenta con un protocolo ante emergencias sanitarias para la derivación y traslado de casos sospechosos detectados al ingreso al territorio nacional. Hasta el momento no se han identificado casos de ciudadanos argentinos infectados que residan en China. Cabe destacar que no se ha desarrollado ninguna vacuna para prevenir la infección, y sólo existe tratamiento sintomático, al igual que en la mayoría de los virus respiratorios.

 

¿Cuáles son las recomendaciones para la protección básica?

Compartimos con ustedes una serie de consejos de prevención elaborados por la OMS:

Lávese las manos frecuentemente.

Lávese las manos con frecuencia con un desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón.

¿Por qué? Lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón mata el virus si este está en sus manos.

Adopte medidas de higiene respiratoria.

Al toser o estornudar, cúbrase la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo; tire el pañuelo inmediatamente y lávese las manos con un desinfectante de manos a base de alcohol, o con agua y jabón.

¿Por qué? Al cubrir la boca y la nariz durante la tos o el estornudo se evita la propagación de gérmenes y virus. Si usted estornuda o tose cubriéndose con las manos puede contaminar los objetos o las personas a los que toque.

Mantenga el distanciamiento social.

Mantenga al menos 1 metro (3 pies) de distancia entre usted y las demás personas, particularmente aquellas que tosan, estornuden y tengan fiebre.

¿Por qué? Cuando alguien con una enfermedad respiratoria, como la infección por el 2019-nCoV, tose o estornuda, proyecta pequeñas gotículas que contienen el virus. Si está demasiado cerca, puede inhalar el virus.

Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca.

¿Por qué? Las manos tocan muchas superficies que pueden estar contaminadas con el virus. Si se toca los ojos, la nariz o la boca con las manos contaminadas, puedes transferir el virus de la superficie a si mismo.

Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, solicite atención médica a tiempo.

Indique a su prestador de atención de salud si ha viajado a una zona de China en la que se haya notificado la presencia del 2019-nCoV, o si ha tenido un contacto cercano con alguien que haya viajado desde China y tenga síntomas respiratorios.

¿Por qué? Siempre que tenga fiebre, tos y dificultad para respirar, es importante que busque atención médica de inmediato, ya que dichos síntomas pueden deberse a una infección respiratoria o a otra afección grave. Los síntomas respiratorios con fiebre pueden tener diversas causas, y dependiendo de sus antecedentes de viajes y circunstancias personales, el 2019-nCoV podría ser una de ellas.

Si tiene usted síntomas respiratorios leves y ningún antecedente de viaje a/en China.

Si tiene síntomas respiratorios leves y no tiene antecedentes de viajes a China o dentro de dicho país, practique cuidadosamente una higiene respiratoria y de manos básica y quédese en casa hasta que se recupere, si es posible.

Como precaución general, adopte medidas generales de higiene cuando visite mercados de animales vivos, mercados de productos frescos o mercados de productos animales.

Lávese periódicamente las manos con jabón y agua potable después de tocar animales y productos animales; evite tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos, y evite el contacto con animales enfermos o productos animales en mal estado. Evite estrictamente todo contacto con otros animales en el mercado (por ejemplo, gatos y perros callejeros, roedores, aves, murciélagos). Evite el contacto con desechos o fluidos de animales posiblemente contaminados que se encuentren en el suelo o en estructuras de tiendas y mercados.

Evite el consumo de productos animales crudos o poco cocinados.

Manipule la carne cruda, la leche y los órganos de animales con cuidado, a fin de evitar la contaminación cruzada con alimentos crudos, con arreglo a las buenas prácticas sobre inocuidad de los alimentos.

Categorías: blog