Para garantizar el bienestar y el rendimiento de los trabajadores, es necesario acondicionar los espacios en los que llevan a cabo su jornada laboral. Las investigaciones sobre el tema demuestran que incluso los cambios más pequeños pueden mejorar de manera significativa la salud de los oficinistas: los beneficios de los «escritorios abiertos», es decir, sin separar, son parte de estos descubrimientos.
Según apuntan los expertos, las oficinas abiertas y que implementan las ya conocidas mesas comunitarias son más saludables para los empleados. Todo indica que esta disposición disminuye considerablemente el estrés y además favorecen la actividad física, ambos factores fundamentales en el campo de la salud y el bienestar.
Aunque es cierto que muchos trabajadores prefieren los cubículos o despachos para conservar su intimidad, la tendencia al open bench, como se denomina a las oficinas de este estilo, reporta ganancias para todos y en sentidos que trascienden la salud, como lo es, por ejemplo, una relación más abierta y amable con los compañeros. En la nota pueden encontrar más información acerca de esta nueva tendencia.