Las empresas buscan continuamente nuevas vías para crear ambientes laborales más amables que favorezcan el desempeño óptimo de sus trabajadores. Por eso, una práctica cada vez más común, y sin embargo polémica, es la de amenizar los espacios de trabajo a través de hilos musicales.

Es mucho lo que se ha dicho sobre el tema y lo cierto es que no carece de detractores. Estos afirman, por ejemplo, que la música puede ser un factor que desconcentre o interrumpa las tareas de los empleados. No obstante, los estudios señalan que, por el contrario, contar con música en los ambientes laborales puede reportar beneficios.

Teresa Lesiuk, investigadora del programa de musicoterapia de la Universidad de Miami, explicaba que cuando escuchamos melodías agradables nuestro cerebro segrega dopamina, también conocida como “la hormona de la felicidad”. El resultado es que nuestro ánimo mejore, así como nuestra concentración, nuestra creatividad y, por consecuencia, nuestra propensión a ser más activos y a cumplir con nuestras obligaciones también aumenta. En la nota pueden encontrar más información acerca de este interesante estudio.