Por la doctora Romina Fernández

La hipertensión arterial es el aumento de la presión arterial de forma crónica. En Argentina, el 34,1% de la población la padece y la mayoría no lo sabe. Esto se debe a que es una enfermedad que no da síntomas durante mucho tiempo lo que provoca que, en el largo plazo y si no se controla, provoque daño orgánico que afecta, principalmente, al corazón, cerebro, riñones, vasos sanguíneos y ojos. Como ejemplos de consecuencias severas se puede mencionar el infarto de miocardio, trombosis cerebral o hemorragias.

La hipertensión arterial tiene como causa base, en la mayoría de los casos, disposiciones hereditarias y factores de riesgo externos como obesidad, estrés y consumo excesivo de alcohol y sal.

El sodio tiene un papel importante en el control del agua dentro de las células y en las funciones de los impulsos nerviosos y de los músculos. El exceso de sodio se excreta por los riñones, lo que puede provocar severos problemas en el organismo.

Según un estudio del Ministerio de Salud, las personas consumen 12 gramos diarios de sal. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no ingerir más de 5 gramos diarios.

Resultado de imagen para : Fundación interamericana del corazón Argentina sal

Fuente: Fundación Interamericana del Corazón Argentina

El 65-70 % aproximadamente del sodio que consumimos proviene de los alimentos procesados e industrializados. Por este motivo es de suma importancia tomar conciencia sobre los alimentos que ingerimos dado que la mayor parte del consumo de sal está oculto en ellos.

La Fundación Interamericana del Corazón Argentina hizo una investigación sobre 1320 productos que se encuentran en el mercado local y estos son los hallazgos más destacables:

  • Los grupos de alimentos con mayor contenido de sodio son:
  • Las salsas y productos untables (mediana: 867mg/100 g)
  • Los productos cárnicos (mediana: 750mg/ 100g)
  • Quesos (653mg/100gr)
  • Snacks y productos de copetín (644mg/100g)

Dentro de estos grupos, las categorías con mayor contenido de sodio son:

  • Los aperitivos (mediana: 1415mg/100g)
  • Los chacinados (mediana: 1050mg/100g)
  • Los platos listos (mediana: 941mg / 100 g)
  • Los aderezos (mediana: 933mg/100gr)
  • Los untables cárnicos (paté) (mediana: 700mg/100gr)
  • Los quesos (mediana: 653mg/100gr

Para ello, les acercamos algunas recomendaciones para poder prevenir la Hipertensión arterial:

  • Comer saludablemente y evitar cocinar con sal. Incorporar especias aromáticas para poder reemplazar la sal.
    Algunos ejemplos son: Orégano (pescado, carne asada, pollo, hortalizas, salsas y pizzas), laurel (estofados, salsas, adobos, vinagretas, escabeches), azafrán (hortalizas, arroz, pollo, paellas y cazuelas), perejil (ajo y aceite de oliva), albahaca (sopas, pastas, ensaladas y verduras), romero (pollo, lechón, cordero, legumbres, masas saladas para tartas), tomillo (carnes y legumbres), estragón (crema, carnes y ensaladas verdes), jengibre (pescados y arroz), ají molido (carnes, hortalizas rellenos y guisos), pimentón (salsas, guisos y carnes), salvia (cerdo, cordero, pescado, ensaladas y legumbres), vainilla (pastelería, bebidas y repostería), pimienta y jugo de limón (resalta la sal propia de los alimentos)
  • No dejar la sal en la mesa para evitar la tentación de usarla
  • Evitar el consumo excesivo de fiambres y embutidos/caldos, que son los principales alimentos fuentes de sal
  • Leer el rotulado nutricional para detectar la sal oculta en los alimentos
  • Moderar el consumo de café
  • Reducir la ingesta de alcohol, que en las mujeres debe ser inferior a 98 gramos a la semana (150 ml de vino al día) y en los hombres inferior a 196 gramos a la semana (300 ml de vino al día).
  • No fumar
  • Realizar actividad física
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra, magnesio y potasio –como los cereales integrales, las frutas y verduras, el arroz y las legumbres- dado que reducen los niveles de sodio en sangre de forma rápida y segura