Hoy en día es común escuchar a personas de distintas ocupaciones decir que sufren del Síndrome del Túnel Carpiano, pero ¿qué es en verdad esta enfermedad?.

Es un engrosamiento fibroso del ligamento existente en la cara palmar de las muñecas, en la zona llamada Túnel del Carpo, el cual comprime las estructuras anatómicas que están entre él y los huesos; como tendones, nervios y vasos sanguíneos, ocasionando dolor y adormecimiento.

Sin embargo, la principal molestia es debida a la compresión sobre el denominado nervio mediano, que ocasiona una inflamación crónica y daño del nervio.

¿Cuáles son sus causas?

Las causas pueden ser varias, sin embargo, con frecuencia la presión ejercida por la flexión mantenida o constantemente repetida de la muñeca, como ocurre con la práctica de ciertas actividades como teclear, tejer, tocar violín, etc. determinaría un déficit de circulación en la zona del ligamento, el que iría endureciéndose y aumentando su grosor. Cuando la compresión sobre el nervio se mantiene, las molestias, al comienzo leves y ocasionales, irán progresando cada vez más hasta hacerse intensas y permanentes.

¿Cómo se manifiesta?

Se presenta como una sensación de entorpecimiento e hinchazón de las manos, hormigueo que va haciéndose insoportable llegando incluso al dolor y entumecimiento en la mano afectada. Todas estas manifestaciones sólo suelen afectar a los dedos pulgar, índice, medio y parte del anular, haciendo que la persona afectada tenga que sacudir la mano, colocarla en declive o en elevación. Normalmente esta sintomatología aparece o aumenta durante la noche, o bien se presenta al despertar.

¿Cómo se previene?

En el ámbito laboral, es aconsejable utilizar muñequeras, realizar pausas, hacer ejercicios de estiramientos con las manos y dedos, rotar en distintas actividades, y si fuese posible, rediseñar las herramientas y la forma de trabajar con programas especializados en ergonomía que eviten los factores de riesgo.

Una forma es, diseñar herramientas, utensilios para el puesto de trabajo. De esta forma se obtiene la relajación de la mano y de la muñeca. Otra manera sería adoptando posturas ergonómicas correctas, o acortando la duración de los procesos que requieren movimientos repetitivos. Si estos fueran largos, intercalar periodos de descanso.

 

 

Categorías: blog