Hace una semana se registraron graves cuadros de infección por estreptococo pyogenes, que han resultado en la muerte de varios pacientes. Frente a esta severa situación, queremos brindar algo más de información sobre esta bacteria.

El Streptococcus pyogenes o estreptococo beta-hemolítico del grupo A o estreptococo del grupo A es uno de los patógenos humanos más comunes, originando diversas enfermedades supurativas y no supurativas. Entre las supurativas, el S. pyogenes constituye la causa más frecuente de faringitis bacteriana, aunque también produce otitis media, mastitis, infecciones en las capas superficiales de la piel (impétigo), en las capas profundas (erisipela), y en los casos más severos, fascitis necrotizante, de donde proviene el apelativo «bacteria comedora de carne» de esta bacteria. Dentro de las no supurativas encontramos la fiebre reumática y la glomerulonefritis posestreptocócica.

S. pyogenes típicamente produce grandes zonas (halo) de beta-hemólisis, con completa rotura de eritrocitos y la recuperación de hemoglobina, por todo ello se le conoce también por estreptococo beta-hemolítico del grupo A (o sus siglas en inglés: GAS). Puede ser encapsulado por lo que es resistente a la fagocitosis, posee numerosas exotoxinas. Se trata de un microorganismo no esporulado (no produce esporas).

Factores de virulencia

S. pyogenes tiene varios atributos que lo hacen más virulento, incrementando su habilidad para colonizar, multiplicarse, evadir la respuesta inmune del huésped, y extenderse en el organismo.

Cápsula de ácido hialurónico

Una cápsula de ácido hialurónico, un carbohidrato polisacarídico, envuelve la bacteria; no es antigénica dada su similitud con el tejido conectivo del huésped, y evita la opsonización al ocultar sus propios antígenos. Hay varias toxinas y enzimas que contribuyen a la virulencia de S. pyogenes:

  • Estreptolisina O y S: Toxinas que son la base de las propiedades beta-hemolíticas del organismo. La estreptolisina O causa una respuesta inmune y la detección de anticuerpos en el suero sanguíneo. La estreptolisina S es una hemolisina adherida a la célula y estable frente al oxígeno, no es inmunogénica, es capaz de lisar eritrocitos, así como leucocitos y plaquetas tras contacto directo.
  • Toxina Pirogénica: Encontrada en las cepas de S. pyogenes responsables de la fiebre escarlatina y en las responsables del síndrome de shock tóxico estreptocócico.
  • Estreptoquinasa: La estreptoquinasa activa enzimáticamente al plasminógeno, una enzima proteolítica plasmática que digiere a la fibrina.
  • Hialuronidasa: La hialuronidasa rompe el ácido hialurónico, un importante componente del tejido conectivo, facilitando la expansión de la infección.
  • Estreptodornasa: Una ADNasa, la estreptodornasa despolimeriza el ADN. El huésped produce anticuerpos contra esta enzima, que pueden ser utilizados para el diagnóstico serológicos de las infecciones por Streptococcus pyogenes.

 

Para su diagnóstico se puede recurrir a una microscopía, detección de antígenos, cultivo, o detección de anticuerpos. Una forma importante de prevención es vacunarse contra la gripe, ya que en muchos casos la infección comienza como viral y es aprovechada por bacterias que colonizan la zona enferma ya preparada por el virus. En cuanto a su tratamiento, el S. pyogenes es altamente sensible a la penicilina.

Debe consultarse al médico ante fiebre de 38°, dolor de garganta, síntomas de congestión nasal, secreciones nasales de color y/o expectoración, manchas en la piel. También es importante tener en cuenta que en niños menores la virulencia es mayor.

Dr. Eduardo Huertas