Hay que establecer límites de trabajo y descanso y fijarse horarios para comer, hacer ejercicio o actividades relajantes. Tomar agua también es clave.

Aunque trabajar desde la casa, sin tener que sufrir por el tráfico y poder atender los asuntos domésticos mientras se cumple con los deberes laborales, suena como un sueño hecho realidad, la verdad es que muchos «teletrabajadores» no la tienen tan fácil.

El no saber separar el tiempo de descanso y el de trabajo, comer demasiado porque se está muy cerca de la cocina e incluso pasar bastantes horas sin hablar con nadie y solo frente a la pantalla de una computadora, pueden llevar a que muchos desistan de la idea romántica de trabajar desde la casa.

Para los expertos, la clave está en mantenerse hidratado, hacer ejercicio, encontrar alguna interacción social y, lo más importante, salir a la calle. Es imperativo crear límites, pues es fácil caer en el mal habito de nunca parar de trabajar, lo que no es sano para el bienestar mental o físico.

Estos son 10 rutinas claves que recopiló el portal Business Insider para los «teletrabajadores»:

  1. Establezca límites entre su hogar y su trabajo

Cuando se trabaja de forma remota, fácilmente se cae en la tentación de continuar trabajando hasta bien entrada la noche, ya que no existe una verdadera separación de hogar y oficina. Por eso es importante establecer un horario de inicio y finalización cada día y programar descansos. Tomar 30 minutos en la mañana para planear el día antes de encender el teléfono y el correo electrónico ayuda a controlar mejor los tiempos.

  1. Llene su cocina con comida nutritiva

En un día difícil y de mucho trabajo, puede ser demasiado tentador consumir alimentos no saludables que llenan, pero no alimentan. Esto obviamente aplica para el teletrabajador que vive solo. Para controlar los malos hábitos alimenticios, se puede comenzar por comprar solo alimentos sanos.

  1. Haga ejercicio, incluso vale caminar

Hay que hacer ejercicio todos los días y de lo posible en la mañana, si no se puede una rutina completa o un deporte específico, se puede caminar. Comenzar el día con la sangre fluyendo y el corazón activado, hace que las personas sean más activas.  Además, hacer ejercicio al aire libre o en un gimnasio también es una excelente manera de evitar el aislamiento, ya que implica interactuar con otras personas.

  1. Tómese tiempo suficiente para almorzar

Dedique un tiempo, al menos de media hora para almorzar, y en un espacio diferente de su casa al que destinó para trabajar. No es sano comer mientras lee correos electrónicos o se desplaza por Instagram.

  1. Cree una rutina para sus mañanas.

Esa rutina puede incluir hacer yoga, meditar o escribir un diario, cualquier otra cosa que encuentre relajante. Eso le sirve para estar tranquilo y con buena disposición para comenzar a contestar llamadas, mensajes de texto, correos electrónicos y revisar las redes sociales. Este tipo de prácticas permiten comenzar el día con un tono positivo, en lugar de arrancar perturbado y ansioso.

  1. Tenga un espacio de trabajo definido en su casa

Un estudio de la Unión Europea corroboró que las personas que trabajan desde la casa tienen una mayor tendencia a trabajar más horas y a restarle tiempo a la vida personal que aquellos que siempre trabajan en la oficina. Para combatir esto, se sugiere crear un espacio en la casa dedicado solo para trabajar. No se debe laborar ni en la cama, ni en el sofá, por más cómodos que parezcan. Las áreas de relajación de la casa no se deben asociar con el trabajo. Mantenga su teléfono y notebook fuera de su habitación cuando duerma, para que así no esté constantemente conectado al trabajo.

  1. Levántese y muévase cuando sea posible

Hacer ejercicio una vez al día no es suficiente. Según los expertos, hay que moverse durante todo el día. Además, cuando se trabaja sentado, se consume menos energía, lo que conduce al aumento de peso y a problemas de salud crónicos. Por eso, la recomendación es tomarse un descanso cada 30 minutos para moverse. Los estudios recomiendan que, por cada hora de sesión, se realicen al menos cinco minutos de actividad física. Esta puede ser saltar la soga o usar bandas de resistencia. Eso activa todo el cuerpo y no hay necesidad de sentirse avergonzado por pararse repentinamente a saltar, no en vano, nadie lo está viendo.

  1. Vístase todas las mañanas como si fuera a la oficina

Estar todo el día con ropa deportiva o en piyama no es saludable, pues perjudica la productividad, inhibe la socialización y limita las necesarias salidas de la casa que debe hacer un teletrabajador.  Hay que arreglarse todos los días y tener a mano pantuflas o un suéter deportivo solo cuando esté relajado.

  1. Establezca un horario de sueño

Los médicos recomiendan establecer un horario para garantizar dormir al menos ocho horas. Y si eso no es factible, se debería intentar tomar una siesta. Esto es clave para las personas que trabajan desde casa, cuyos ciclos de sueño a menudo se pierden, pues tienden a no prestar atención al tiempo. No dormir lo suficiente puede afectar el estado de ánimo, el peso, la concentración y la productividad.

  1. Tome suficiente agua y aire fresco

Al no tener gente alrededor, puede ser fácil dejarse atrapar por la computadora, así que además de programar pequeños descansos para tomar aire fresco, también hay que proponerse tomar agua. Este hábito es clave para ayudar a prevenir la alimentación sin sentido, ya que las personas a menudo confunden la sed con hambre. Para lograrlo se puede establecer una alarma para recordar tomar agua cada una o dos horas. Mantenerse hidratado no solo ayuda en términos de energía, sino también a estar enfocado y llevar un estilo de vida productivo.

 

Categorías: blog